Verano del 16

Verano del 2016. Hace calor, mucho calor. Y por fin, hace silencio, mucho silencio. Imagino que no lo sabéis y por eso os lo cuento. Yo leo muy poco y lo poco que leo lo eternizo. Pero es una sensación que me gusta saber que tengo ahí, escondido que me aguarda. Como si fuera un secreto mío y para mí. Ahora llevo leyendo, desde hace muchos meses, Biografía del Silencio de Pablo d’Ors, apenas tiene 100 páginas dentro de un libro minúsculo. 

Esto como introducción a lo que verdaderamente me atañe y es darle un poco de vida a este blog. Y es que cada vez me doy más cuenta de la necesidad de frenar. Este verano está siendo bonito, he viajado con la familia a Lisboa y me he prometido que tengo que regresar todos los años unos pocos de días. Es una ciudad con una luz especial, con un encanto especial. La decadencia de sus edificaciones, unida a la serenidad de sus calles y habitantes propicia que la defina como la ciudad lenta dentro de las capitales. Todo esto son sensaciones, emociones y para nada ciencia exacta. Decía Pablo que las emociones no son más que la combinación de determinadas sensaciones corporales con determinados pensamientos. (pág.68) Y probablemente me pase a mí eso con Lisboa….continuará…

Anuncios

Ven como siempre despacio es mejor.

… Os enseñan a leer, a escribir, a hablar.. pero no a escuchar. Y es un arte que puede salvar casi cualquier relación de pareja.

-¿Qué entiendes tú por escuchar? Es algo difícil de hacer cuando tu pareja está gritando.

-Quizá grita justamente porque no le estás escuchando.. Escuchar es estar presente en el otro, tratar de comprender sus sentimientos. Incluso cuando la pareja se comunica mal y nos ofende, escuchar es poner los cinco sentidos en entender qué te está queriendo decir en realidad. Cada queja escocnde una necesidad. Si eres capaz de interpretarla, entonces el problema está resuelto. Pero para ello es necesario un importante cambio de perspectiva… En lugar de gritarle a tu pareja: “¿de qué te quejas?”, se trata de preguntarle: “¿qué necesitas?”.

-Sin duda, debería enseñarse en las escuelas -admitió Germán-, pero para mí es demasiado tarde. Un imponente hotel con ventanas iluminadas en forma de corazón apareció al final de la carretera. Nicolas fue reduciendo la marcha a la vez que concluía: -Quédate con estas dos leyes, querido. La primera: cuando una persona escucha, nunca hay discusión. Y segunda: cuando dos escuchan, entonces ya es amor.

Es un texto que lo recogí de la revista Integral y que hace alusión al libro: 3 cosas que te faltan hacer. Creo que el título es algo así, aunque no estoy seguro porque ya no tengo en mis manos la revista.

filosofía

El movimiento Slow es una corriente cultural que promueve calmar las actividades humanas. El movimiento Slow propone tomar el control del tiempo, más que someterse a su tiranía, esto se consigue dando prioridad a las actividades que redundan en el desarrollo de las personas, encontrando un equilibrio entre la utilización de la tecnología orientada al ahorro del tiempo y tomándose el tiempo necesario para disfrutar de actividades como dar un paseo o compartir una comida con otras personas. Los ponentes de este movimiento creen que, aunque la tecnología puede acelerar el trabajo, así como la producción y distribución de comida y otras actividades humanas, las cosas más importantes de la vida no deberían acelerarse.

Existen diferentes corrientes de slow en función de las diferentes actividades humanas. Por ej. Slowfood, Slowsex, Slowcities…

+en: http://movimientoslow.com/es/filosofia.html